Parroquia San Jerónimo el Real

      91 420 30 78

 

      Lunes, miércoles y

      viernes de:

      10:00h a 13:00h

      17:30h a 19:30h

      Calle Moreto 4

      28014 Madrid

  • Twitter Icono blanco

Formulario de contacto

Puede consultar nuestra Política de privacidad

@2017 Parroquia San Jerónimo el Real. Todos los derechos reservados. Política de cookies - Política de privacidad.

​    El 9 de mayo de 1502 la reina Isabel la Católica concede a los monjes jerónimos de Santa María del Paso un nuevo asentamiento más cercano a la corte,  el lugar será conocido desde entonces como el Prado de San Jerónimo.

 

    No tardó este monasterio de San Jerónimo el Real en convertirse en uno de los centros más emblemáticos de la corte. Por un privilegio real se han celebrado en su iglesia, ininterrumpidamente, las solemnes ceremonias de juras de los herederos de la corona de España como príncipes de Asturias, desde la de Felipe II en 1528 hasta la de Isabel II el 20 de junio de 1833. Además, los reyes disponían de un cuarto o aposento, que mandado construir por Felipe II en la parte oriental de la iglesia, servía a los monarcas de lugar de retiro, meditación y duelo en los días de luto familiar. En ella se celebraron durante años las Cortes Españolas y numerosas ordenaciones Episcopales.

 

    En 1808, durante la Guerra de la Independencia, los monjes fueron expulsados; las tropas francesas se acuartelaron en el edificio, ocasionando grandes desperfectos en la iglesia, que perdió la mayor parte de sus riquezas ornamentales. Finalizada la guerra el monasterio recuperó su función. Los decretos de exclaustración de 1836 provocaron el cierre del templo y la transformación del monasterio en Parque de Artillería y hospital de coléricos.

 

    Gracias al patrocinio del rey consorte Francisco de Asís, esposo de Isabel II, la iglesia fue objeto de dos obras de restauración durante la segunda mitad del siglo XIX. En la primera, realizada por el arquitecto Narciso Pascual y Colomer entre 1848 y 1859, se añadieron algunos elementos nuevos como las torres. En la segunda, realizada a partir de 1879 por Enrique María Repullés y Vargas, se acometió una restauración definitiva del templo para su apertura como parroquia en septiembre de 1883 y continúa ininterrumpidamente su labor pastoral entre los madrileños hasta la actualidad.

 

    En cuanto a la iglesia, Monumento Nacional desde 1925, está realizada en estilo gótico y es muy parecida a la de otros monasterios de la Orden jerónima como el de Santa María del Parral en Segovia. Se levanta sobre una planta de cruz latina y está compuesta por una nave central, crucero y cinco capillas por cada lado de la nave cerradas por arcos ojivales. El exterior fue el más afectado por las reformas del siglo XIX, así, la portada,.fue realizada por Ponciano Ponzano y representa la Natividad de la Virgen María. En cuanto a la escalinata que da a la calle Alarcón, fue realizada en 1906 con motivo de la boda de Alfonso XIII y Victoria Eugenia para dar mayor monumentalidad al acceso del templo.

 

    Hasta hace poco tiempo estuvieron en pie, a la derecha de la iglesia, los elegantes arcos del claustro del convento, hoy absorbidos con motivo de las obras de ampliación del Museo del Prado, en el edificio creado por el arquitecto navarro Rafael Moneo.

     La primera fundación de la Orden de San Jerónimo en Madrid se remonta al año 1464, cuando el rey Enrique IV de Trastámara manda edificar a orillas del Manzanares cerca de los montes del Pardo el llamado Monasterio de Santa María del Paso. Su vida fue breve, apenas 40 años, debido principalmente a su ubicación, su cercanía al río y la insalubridad de sus aguas, provocaban numerosas enfermedades a los monjes, por lo que estos a finales del siglo XV solicitaron a los monarcas su traslado a un lugar más saludable.